Procurar llevar una alimentación equilibrada, variada y recordar que no existe ningún alimento que deba eliminar de sus comidas diarias durante el embarazo, salvo que lo indique un médico por algún problema específico.

Si se presenta náusea leve, vómito o mareos, se puede aliviar evitando comer alimentos sólidos junto con líquidos, hay que procurar consumir éstos últimos entre comidas, además de comer en poca cantidad pero varias veces al día; sin disminuir la cantidad que se debe consumir diariamente.

Para evitar el estreñimiento es conveniente aumentar el consumo de frutas, verduras, cereales integrales y agua. Disminuir el consumo de alimentos grasosos, muy condimentados o con mucho chile, porque pueden provocar agruras.

Realizar, en lo posible sólo trabajos ligeros; descansar al primer signo de fatiga y recibir apoyo de la familia para las tareas pesadas del hogar. Cuidar su higiene personal y usar ropa cómoda.

No fumar, no ingerir bebidas alcohólicas, no utilizar drogas ni medicamentos no indicados por su médico porque podría afectar a la salud de la niña o el niño así como la de la madre.


Bibliografía: Guía de orientación alimentaria – Secretaría de Salud.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>