El cerebro se desarrolla bien si recibe la estimulación adecuada. Cuando esta es escasa o excesiva, muy lenta o muy rápida, o si llega en un momento inadecuado, se perturba el desarrollo sano y normal del cerebro. La sobrecarga de estímulos, dejarlo solo o interrumpir su sueño son ejemplos de situaciones desfavorables.


💖 Cada bebé tiene su sensibilidad personal; podemos descubrir cuánta estimulación es buena para él o ella, cuánto sonido, cuánta excitación lo hace sentir bien y cuánta lo hace sentir mal.

💖 Lo ubicaremos en la casa de modo que nos pueda ver mientras hacemos nuestras cosas.

💖 Contestaremos sus vocalizaciones, esos ruiditos sin sentido aparente, pero importantes para relacionarse.

💖 Nos acercaremos a él o ella y le hablaremos cuando nos mira.

💖 Le devolveremos la sonrisa.

💖 Para que el bebé aprenda que es parte de la familia hay que demostrarle que ocupa un lugar en nuestra vida.

💖 Un bebé normal está pronto para acostumbrarse a los sonidos y a las luces de su hogar. No se beneficia de excesos: multitudes, sonidos fuertes, aire viciado, demasiado movimiento.


Bibliografía: ¿Mucho, poquito o nada? Guía sobre pautas de crianza para niños y niñas de 0 a 5 años de edad – UNICEF.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>