Aunque el aumento de peso de la mamá puede seguir un patrón independiente, el bebé tiende a aumentar de peso de forma lenta al principio, luego acelerarse hacia la semana 32 y frenarse otra vez en las últimas semanas.

En la semana 14 o 15 por ejemplo, el bebé aumenta de peso 5 gramos al día, mientras que entre la semana 32 y 34 aumenta entre 30 y 35 gramos al día. Después de la semana 36, el crecimiento fetal se vuelve más lento y hacía la semana 41 o 42 (a estas alturas ya has superado la fecha probable de parto) es mínimo o nulo.


Además de  la dieta y de tu aumento de peso, los siguientes factores afectaran al crecimiento del feto:


El tabaco. Fumar puede reducir el peso del bebé al nacer, alrededor de 200 gramos.

La diabetes. Si la madre sufre diabetes, el bebé puede ser demasiado grande o demasiado pequeño.

La genética o los antecedentes familiares.

Una infección fetal. Algunas infecciones afectan el crecimiento, otras no.

Las drogas. El consumo de drogas puede frenar el crecimiento del bebé.

Los antecedentes personales de la mamá. Ciertas dolencias, como la hipertensión o el lupus pueden afectar el crecimiento fetal.

Los embarazos múltiples. Los mellizos o trillizos generalmente son más pequeños que el bebé que gesta solo.

El funcionamiento de la placenta. Si la circulación sanguínea en la placenta es inferior a la normal, el crecimiento del bebé puede ser más lento.


Bibliografía: Embarazo para dummies – Joanne Stone y Keith Eddleman.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>