Desde antes de nacer tu bebé escucha y una vez que nace oye los ruidos y estos repercuten en él. Es capaz incluso de diferenciar tipos de sonido < familiares o extraños >, tonos < agudos o graves > y las direcciones de donde provienen.

Por eso es conveniente evitar lugares ruidosos, en especial con sonidos muy agudos, pues molestarán a tu bebé. Y no te asombres si se sobresalta con un ruido intenso. A veces sólo se estremecerá < si está dormido en fase de sueño tranquilo > y otras se despertará y romperá a llorar.


Si le hablas observarás que primero gira los ojos en la dirección de tu voz y después gira el cuello. Y lo hace con los ojos muy abiertos. Ve y escucha a la vez. En ocasiones hasta intenta imitar gestos como sacar la lengua o abrir la boca.

Ten presente que el bebé prefiere tu voz a la de cualquier otra persona, ya desde el periodo neonatal. Y esto no es así por casualidad, él te conoce, al igual que conoce la voz de su padre.


Bibliografía: Bienvenido bebé, guía completa para el cuidado del recién nacido de 0 a 3 meses – UNICEF.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>