Naturalmente, todas las madres comparan el segundo embarazo con el primero, pero cada uno es diferente. Si tu último embarazo transcurrió sin problemas, quizá pienses que cualquier pequeño detalle anormal en el segundo es señal de que algo va mal. Del mismo modo, si tu primer embarazo fue difícil, no tienes que dar por supuesto que el segundo también lo será. E independientemente de lo que te digan, recuerda que por más que los síntomas sean diferentes, esto no quiere decir que el sexo del bebé vaya a ser distinto.


A continuación te compartimos algunas posibles diferencias entre el primer embarazo y el segundo (o posteriores):

🌸 Muchas mujeres sienten que el embarazo se nota antes o que están más hinchadas y distendidas. Esto puede deberse a que los músculos abdominales se estiraron con el embarazo anterior y ahora están más laxos.

🌸 Muchas mujeres sienten menos nauseas después del primer embarazo, mientras que otras sientes más.

🌸 Generalmente pueden identificarse antes los movimientos fetales.

🌸 El periodo de dilatación es más corto y el parto suele ser más fácil.

🌸 Muchas mujeres sienten con mayor frecuencia las contracciones de Braxton – Hicks en el segundo embarazo.

🌸 Muchas mujeres se sienten menos nerviosas después del primer embarazo.

Sin embargo, hay algo que siempre se repite: por difícil que parezca, amarás a tu segundo hijo tanto como al primero.


Bibliografía: Embarazo para dummies – Joanne Stone y Keith Eddleman.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>