Cuando tenga 1 mes, el bebé probablemente te regale su primera sonrisa, que si bien no reflejará una intención real de comunicar, como sucederá en los meses posteriores, reflejará un sentido de participación y placer. En el trascurso del primer mes, su cuello comenzará a responder a las órdenes, pero sus músculos estarán aún débiles. El niño será capaz de disfrutar observando las caras, particularmente la de su mamá, y de fijar la mirada en puntos específicos.


❤️ Mientras se alimenta háblale y si puedes, con la mano que tienes libre acaricia su cara y sus manitas.

❤️ Cuando el bebé este desnudo hazle masajes suaves en el cuerpo.

❤️ Si te aprieta el dedo, levántalo para que haga más fuerza.

❤️ Estando el niño acostado de espaldas, tómale las manos y suéltalo suavemente. Luego acuéstalo nuevamente.

❤️ Acostúmbralo a dormir con ruidos suaves y a estar en un ambiente con distintas personas.

❤️ Cuando aprenda algo nuevo, repite la actividad una y otra vez. A tu bebé le divertirá y disfrutará de intentar cosas nuevas.

❤️ Se siempre su maestra, tu hijo observara como reaccionas ante todo, si le explicas lo que haces mejor.

❤️ Muestra un objeto con color brillante o llamativo y muévelo lentamente, alentando al niño a seguir con su mirada.


Es importante que en estos primeros meses el papá participe en las actividades de crianza, evitando así que se sienta por fuera de este vínculo tan especial que surge entre la mamá y el bebé. Tanto el padre como los hermanos mayores del bebé, si los tiene, pueden colaborar en la estimulación.


Bibliografía: Guía completa para el cuidado del recién nacido 0 a 3 meses – UNICEF.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>