La aparición de algunos miedos es absolutamente normal y forma parte de algo así como un “sistema de alarma” del organismo, que nos avisa cuando creemos que hay peligro.

Algunos bebés son por naturaleza más “miedosos” que otros. Frente a un estímulo novedoso se retraen para observar de lejos y eventualmente familiarizarse con él. Otros pequeños de la misma edad, frente a una novedad van hacia ella, atraídos por lo desconocido.

Lo que les da miedo va cambiando con la edad. Cuando son bebés se asustan con los movimientos o sonidos bruscos, más adelante temen a los desconocidos, a la oscuridad, a la soledad, etc.


¿Cómo ayudarlos?

💜 Lo primero que necesitan cuando están asustados es nuestra comprensión, protección y respeto.

💜 Nuestro abrazo, nuestras palabras tranquilizadoras les irán permitiendo recobrarse de lo que los asustó.

💜 Una vez calmados podremos, con mucha delicadeza, demostrarles que no hay peligro en lo que los asustó.

💜 No los ayuda que les evitemos el contacto con lo que los asusta, siempre y cuando no se trate de un peligro real. Sí los ayudará poder superar el miedo poco a poco y con paciencia de nuestra parte. No debemos enojarnos o ponerles la etiqueta de miedoso o cobarde.

💜 Jamás lo asustaremos en vano, ni por diversión ni para conseguir que haga algo.


Bibliografía: Guía sobre pautas de crianza para niños y niñas de 0 a 5 años de edad – UNICEF.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>