Discutir o negociar con la mamá/papá de tu hijo no es lo mismo que agredirse o llegar a la violencia. En caso de que tengas diferencias, discusiones o peleas, es importante que ambos lo enfrenten sin producirle conflictos o daños al pequeño.

La exposición de los hijos al alto conflicto o violencia entre los papás –vivan juntos o separados– tiene un impacto negativo en su vida. Si discuten fuertemente, procura de no hacerlo frente a tu hijo.


Si hubiera mucha tensión en la relación entre papá y mamá procuren buscar estrategias para bajar esa tirantez y para resolver pacíficamente los conflictos. Nunca se agredan, y si la tensión sube mucho y se ponen en riesgo de agresión o violencia (física, psicológica, verbal u otra) es mejor retirarse de la escena y conversar en otro momento.

Los hijos no deben ser puestos “al medio” de los conflictos o tensiones entre los papás y tampoco se les debe hacer tomar partido por uno u otro. Y si tu hijo  ha sido testigo de una pelea fuerte entre ustedes o de violencia, se le debe explicar lo que ha sucedido, contenerlo emocionalmente, monitorear si queda afectado por varios días y evaluar una onsulta con un especialista en salud mental.

Parejas o papás con alto nivel de conflicto requieren a veces buscar apoyo para mediar y resolver sus problemas, evitando que las tensiones o quiebres de pareja afecten la relación de ellos con los hijos. En ese caso es recomendable buscar apoyo con familiares o amigos o con especialistas en salud mental.


Bibliografía: Guía de paternidad activa para padres – UNICEF.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>